sábado, 5 de septiembre de 2015

España derrotó 2-0 a Eslovaquia

España asaltó el liderato del Conjunto C en un duelo definitivo ante Eslovaquia, a la que anuló con su fútbol de toque, recobrando la brillantez del pasado en un primer acto en el que los tantos de J. Alba y de A. Iniesta, de penalti, plasmaron una superioridad que acerca la Eurocopa dos mil dieciseis.
Era el instante de sepultar las dudas de la fase de clasificación y recobrar el brillo de un conjunto de jugadores habituados a ganar, que en el último Mundial recibieron un disparo a su autoestima. Eslovaquia y su perfecta fase de clasificación no tenía nombre para atestar el C. Tartiere mas sí para motivar a los internacionales españoles que vengaron la derrota de Zilina.
España recobró la mejor de sus versiones con futbolistas que dan un paso al frente en responsabilidad frente a la ausencia de viejos iconos. Absolutamente nadie va a poder ser Xavi en el fútbol de toque mas su herencia la interpreta mejor que absolutamente nadie Iniesta, socio al desarrollo de D. Silva como líder absoluto del Manchester City aplicado a la Roja y un S. Busquets inconmensurable, dueño de todo en el campo.
El toque con velocidad y profundidad con los laterales transformados en extremos. La presión alta y agobiante para hurtar con velocidad y ser dueños de la posesión. La libertad para inventar de Cesc a los movimientos a los espacios de P. y D. Costa. La baraja de variaciones ofensivas dejaron a Eslovaquia minimizada al límite. Su dibujo cuatro-cinco-1 se vio superado y su esperanza al contraataque no tuvo el premio de la ida.
Por el hecho de que España perdió en los últimos minutos de Zilina por ser ambiciosa y buscar el triunfo tras empatar. Sorprendida por la velocidad al contragolpe. Y de esta forma estuvo a puntito de nuevo de verse por detrás en el marcador. Un exceso de confianza de S. R., que a veces olvida que es el último defensor, provocó la pérdida de balón y la ocasión para Mak, veloz para plantarse ante Casillas mas cruzar en demasía su disparo con todo para marcar.
No hubo tiempo para la duda. A los segundos España golpeó por vez primera. El buen movimiento del balón con cambio de banda descolocó a la defensa, Silva ideó el pase perfecto y J. Alba sorprendió desde atrás para sumar un nuevo tanto esencial. Su cabezazo a placer halló al portero vencido a media salida.
La mejor recompensa estaba conseguida en 5 minutos. España bogaría con viento a favor, forzando a su contrincante a mudar su planteamiento presionada asimismo por el triunfo de Ucrania. No pesó lo sentimental en Del Bosque para la titularidad de Cazorla en Oviedo. Cesc ganó el pulso, a 2 partidos de ser centenario, pieza clave para finiquitar de rematar la integración de D. Costa.
El juego directo de Eslovaquia probó la velocidad de R. y Piqué, sometido a un absurdo discute en la grada tras percibir otra vez silbidos que eran contrarrestados con aplausos. No le afectaron, impecable todo el encuentro. España gozaba con Silva al mando, Iniesta asociándose con todos en espacios reducidos y P. con confianza renovada sintiéndose esencial en el Chelsea.
Los centros continuos desde las 2 bandas procuraban rematador, mas el que remataba era J. Alba que tuvo otro testarazo para marcar su doblete. No los halló D. Costa, que sí sacó máximo provecho a un mínimo espacio cuando España pudo jugar directo. Cesc vio su movimiento a la media hora de juego y el mínimo contacto con el portero, buscado por Costa, con buena caída invitó al árbitro a apuntar penalti. Iniesta lo definió con calidad.
Eslovaquia estaba en la tela y no hallaba síntomas que le hicieran meditar estar mejor. Estresado por la presión de España, con Busquets multiplicándose y robando en banda como apareciendo al filo del área para acudir e inclusive disparar para cerrar el primer acto. Casillas, con todo el cariño de la afición desde el instante en que pisó Oviedo, sacó una abajo a Hamsik para enseñar su mejora.
Los fallos de Zilina estaban apuntados. No había opción al exceso de confianza, si bien en el segundo acto bajase el ritmo mas siempre y en todo momento con el dominio de la Roja. El propósito de asaltar el liderato estaba logrado y sobraron virguerías en la zona de remate.
Silva amplió su noche idílica con un ademán de pura calidad en carrera mas estrelló su disparo en el lateral de la red con el exterior del pie izquierdo. Casillas evitaba que retornase la emoción. A los cincuenta minutos sacó nuevamente abajo un tiro cruzado de Duris, que terminaba de entrar en el terreno de juego buscando soluciones Eslovaquia.
No las hallaron pues no tuvieron opciones. El dominio de España fue concluyente, con jugadas que mostraban su filosofía como el centro de Juanfran y el remate de J. Alba, 2 laterales fabricando la ocasión.
La goleada no llegó por el hecho de que España no mostró pegada. Ni un hurto de P. en el área contrincante terminó en tanto. Silva amagó demasiado y su disparo lo sacó la defensa, Cesc no definió bien. Busquets soltó un taconazo en lugar de disparar en otra clara acción y la chilena de D. Costa la mandó a las nubes nuevamente Silva. Alcácer no mejoró el panorama y Cazorla recibió todo el cariño de su gente. Objetivo logrado. Llega la hora de rematar la clasificación, ya con viento a favor.
Load disqus comments

0 comentarios